El Papa Francisco recibe en el Vaticano a Vladimir Putin y analizan temas como la crisis venezolana

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Vladimir Putin hizo esperar al Papa Francisco. El presidente de la Federación Rusa llegó con casi una hora de retraso al Vaticano escoltado por una treintena de coches de alta gama, en una Roma completamente blindada para la visita relámpago del presidente ruso. Es la tercera vez que el Pontífice recibe al líder del Kremlin en una audiencia privada y la sexta que Putin visita el Vaticano, después de reunirse en dos ocasiones con Juan Pablo II y una tercera con Benedicto XVI. Todo un récord para un jefe de Estado que siempre se hace esperar. El primer encuentro entre ambos se produjo ocho meses después de la elección de Francisco y el último en 2015.

La reunión entre los dos líderes fue más larga de lo habitual. En la mesa había muchos temas políticos de interés común, empezando por la paz en Ucrania, la inestabilidad en Oriente Próximo y la crisis en Venezuela. En los últimos meses, el Vaticano ha intentado sin éxito facilitar el diálogo entre el Gobierno de Caracas y la oposición. Francisco, consciente de la influencia del líder del Kremlin en la región, busca en el presidente ruso un aliado para acabar con la crisis en el país, ya que Rusia es junto con China uno de los principales apoyos diplomáticos y económicos de Nicolás Maduro en el exterior. De hecho, Moscú mantiene importantes inversiones en el país latinoamericano.

Pero Venezuela no fue la única cuestión de actualidad que abordaron. Durante la reunión en el Palacio Apostólico en el Vaticano, ambos líderes despacharon sobre la vida de la Iglesia Católica en Rusia, la situación en Siria y en Ucrania. En el punto de mira están las tensiones entre la Iglesia Ortodoxa rusa y la ucraniana, después de que ésta última se declarara independiente del Patriarcado de Moscú el año pasado, desafiando al Kremlin y provocando el mayor cisma en el cristianismo en mil años.

Hasta ese momento, en Ucrania existían tres iglesias ortodoxas: una dependiente de Moscú, otra del Patriarcado de Kiev y una tercera independizada de Rusia 100 años atrás y autoproclamada Iglesia Autocéfala Ortodoxa de Ucrania. Precisamente, este viernes el Pontífice se reunirá en el Vaticano con los obispos y el arzobispo mayor de la Iglesia greco-católica ucraniana, Sviatoslav Shevchuk.

Al terminar la reunión, representantes de la Santa Sede y de la delegación rusa firmaron un memorándum de colaboración entre el Hospital Niño Jesús del Vaticano y los hospitales pediátricos de la Federación Rusa, en un paso más para el desarrollo de las relaciones bilaterales entre ambos Estados, tras el restablecimiento completo de las relaciones diplomáticas en 2009.

A pesar de que Putin es el jefe de Estado que más veces ha sido recibido por el Papa Francisco, el líder ruso no llegó con una invitación formal para que el Pontífice viaje a Rusia. Una visita que sería histórica ya que ningún líder de la Iglesia católica ha pisado nunca antes el país. Una invitación oficial para la que sería necesario el consentimiento del Patriarcado de Moscú. Recientemente, el obispo metropolitano encargado de las relaciones exteriores del patriarcado ortodoxo ruso aseguró que la visita de Francisco en Rusia no estaba por el momento “en la agenda de las relaciones bilaterales”.

En cualquier caso, la relaciones entre ambos Estados y entre el Vaticano y la Iglesia Ortodoxa rusa son cordiales. En 2016, el Papa Francisco y el Patriarca Kiril se reunieron por primera vez en el aeropuerto José Martí de La Habana, donde el Pontífice había hecho escala antes de emprender su viaje a México, mientras que el líder ortodoxo se encontraba de visita oficial en la isla. Era la primera vez que los máximos líderes de la Iglesia católica y la Ortodoxa rusa se reunían, tras el cisma que dividió a católicos y ortodoxos en 1054. Un año después de aquel histórico encuentro en Cuba, el secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Pietro Parolin, viajó a Moscú, convirtiéndose en el oficial vaticano de mayor rango en visitar el país. Desde entonces, el diálogo entre el Vaticano y Rusia permanece abierto.

El Patriarcado moscovita definió el encuentro de este jueves como “últil e importante”, y subrayó que ambos jefes de Estado consideran importantes el apoyo a los “valores tradicionales de la familia y el matrimonio” y “la defensa de los derechos de los cristianos en las regiones donde son perseguidos”. Por su parte el presidente ruso agradeció al Pontífice por “el tiempo dedicado” y el “discurso muy sustancioso e interesante”.

Vladimir Putin no estará más de 10 horas en Italia. Después de ser recibido por el Papa Francisco, el líder del Kremlin se reunió con el presidente de la República italiana, Sergio Mattarella, y con el primer ministro, Giuseppe Conte. Antes de regresar a Moscú, Putin asistirá a una cena en la que se encontrará con los dos vicepresidentes del Gobierno, Matteo Salvini y Luigi Di Maio, y saludará en privado a su viejo amigo Silvio Berlusconi.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.